¿Usted cree que se le enredaría la vida si se gana la lotería?

Colprensa

Inversiones. Eso es lo primero que se les vino a la mente a los expertos financieros a los que EL COLOMBIANO les preguntó qué hacer con las enormes fortunas que generan los 20 premios gordos de las mayores loterías en línea del mundo y que en conjunto superan los $2,8 billones.

El dinero en juego es tanto, que dentro de sus serios consejos también hay espacio para las diversiones, el lujo y la satisfacción de esos sueños mundanos que, por diversas razones, se han aplazado en la vida. En el solo caso de la Powerball, de Estados Unidos, el premio gordo marcaba esta semana US$165 millones. En moneda colombiana eso equivale a $531.663 millones. La cifra es tan abultada, que supera, de lejos, los $374.960 millones de activos de 15.376 microempresas manufactureras registradas al cierre del 2018 en la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia.

TOMADO DE: elcolombiano.com

La Powerball es una lotería que se puede adquirir por internet. El apostador escoge 5 números, del 1 al 69, y una megabalota entre el 1 y el 26. Se origina en el Estado de Oregon y en octubre de 2018 hizo multimillonaria a una persona de Carolina del Sur, que le acertó a los números 28, 70, 5, 62, 65 y a la balota adicional 5, con los que se ganó US$1.600 millones. En valores de hoy, son más de $5,1 billones.

El Estado se lleva su tajada. Los premios hasta US$599,99 ($1.927.167) no pagan tributos. De US$600 ($1.927.200) a US$1.499,99 ($4.817.967), los ganadores no residentes tributan el 30%. Y si pasa de US$1.500, su tributo es del 38% para los no residentes. Los premios menores se consignan en las cuentas bancarias que los apostadores reportan al inscribirse y para los mayores se les paga el viaje y se hacen eventos en los cuales es opcional tomarse fotos y revelar su identidad plena.

Guardadas las debidas proporciones, en Colombia también hay jugosas bolsas para quienes le apuestan a su suerte. De hecho, por ejemplo, el Baloto (que no respondió las preguntas de EL COLOMBIANO) entró con $51.500 millones al séptimo lugar del ranquin de los juegos en línea con mayores gordos en el mundo, según IGT, operadora del Baloto. (Ver cuadro, con corte al 5 y 8 de julio de 2019).

Y, aunque pertenece al tradicional sistema de lotería, con boleto físico y sorteo semanal, la de Medellín le coquetea a esa tabla, pues su premio mayor es de $12.000 millones. Sumando secos y aproximaciones, la fortuna en juego, semanal, es de $24.000 millones.

En 2018 el mayor de esta lotería lo “cogieron” o acertaron en 4 ocasiones. Uno de esos premios, de $12.000 millones, cayó el 9 de noviembre, en Cali, y al momento de entregar este informe aún no había sido cobrado. El tiempo para hacerlo es de un año. Lo curioso, según datos del gerente de la Lotería de Medellín, Gildardo Pérez Lopera, es que en los últimos cinco años han caducado $50.000 millones en premios. Solo en 2018 fueron $7.000 millones.

“He pagado 3 premios mayores, no necesariamente completos a una sola persona. Los ganadores generalmente son personas de 50 años de edad en adelante, de clase media, sin mayor nivel de riqueza. La gente muy pudiente no compra la lotería. Los pobres tienen la mayor ilusión de ganársela”, comenta Pérez Lopera. De los $12.000 millones del mayor, el ganador recibe $8.000 millones, pues se le descuenta un 20% por ganancia ocasional, que va para el Gobierno Central, y 17% del impuesto de ganadores, que se destina a la salud.

Según el gerente de la Lotería de Medellín, “esa plata es imposible entregarla en efectivo, pues tocaría traer un doble troque a estas oficinas”. El dinero se consigna en una fiducia o en las cuentas bancarias que el ganador diga. Y no se sabe en qué lo invierten, porque “nos desconectamos de los ganadores”.

Bajo un criterio de responsabilidad social, la Lotería de Medellín les hace ver a estos ganadores que una suma como esta debe ser invertida, ponerla a producir para generar más bienestar. Por contraste, les cuentan casos de personas en Europa y Estados Unidos, que ganaron US$300 millones o más, y terminaron sus días en la miseria.

¿Y si usted se ganara esos $8.000 millones, qué haría?

“Yo me aseguraría con finca raíz, sobre todo en tierra, que me gusta bastante. Y, aunque soy un bendecido, también mejoraría mi calidad de vida”, anota el funcionario.

“Lo tributario es durísimo”
“El que no ha visto un peso, se infarta o se enloquece con tanta plata. El dinero es bienvenido, pero hay que reconocer que para muchos es una fuente de fracasos y desgracias, por su falta de educación financiera”, advierte Gabriel Jaime Restrepo Gaviria, exgerente Administrativo y Financiero del Inval, exjefe de Presupuesto del Departamento de Antioquia, docente y consultor empresarial.

Al ver la magnitud de los premios gordos de las mayores loterías en línea, el analista resalta que el ambiente en Colombia no es propicio para crear empresas con sumas de dinero como esas, “porque el tema tributario es durísimo: de cada $100 pesos hay que entregarle $70-75 al Estado en impuestos”.

Ya sean los $51.500 millones del Baloto, los US$165 millones de una lotería en línea internacional o los $12.000 millones de la Lotería de Medellín, Restrepo Gaviria aconseja invertir como refugio de valor en el dólar, “pues aunque tiene sus variaciones no hay temor de que vaya a caer, por ejemplo, a niveles de $1.000 por billete verde”.

Otra opción es la finca raíz, que pese a rentar el 1% del valor invertido, gana encantos por las valorizaciones de los bienes. Su segmento favorito del mercado inmobiliario es la vivienda, preferiblemente de estrato medio hacia arriba. No descarta la compra de acciones, pero recomienda que ojalá se haga de la mano de un asesor en valores.

Puro mito
“Que existan personas para las cuales ganarse la lotería represente una forma de enredarse la vida, no es más que la expresión de un mito y de, una falta de cultura financiera, señala Juan David Ballén Ramírez, director de Análisis y Estrategia de Casa de Bolsa.

Ya sea que la suerte le sonría en millones de dólares o en millones de pesos colombianos, lo primero que el analista recomienda es asesorarse de un experto en inversiones, en Colombia y en el extranjero, de ser preciso. “Para montos tan grandes, yo también escucharía diversas opiniones sobre las inversiones a realizar”, enfatiza el experto.

Siguiendo la máxima de no colocar todos los huevos en la misma canasta, sugiere pensar en la compra de acciones, Certificados de Depósito a Término (CDT), títulos de renta fija y activos en fondos inmobiliarios “que en el país han crecido y ayudan a moderar las volatilidades de los portafolios de inversión”. También hay fondos de capital de riesgo, que aunque en el mercado local no cotizan en bolsa, ofrecen rentas competitivas.

Para Ballén Ramírez, hay que evitar el llamado “sesgo hogar”, o sea no invertir todo en moneda local ni en entidades ni acciones exclusivamente colombianas. Otras opciones, más cómodas para los nuevos millonarios, sería poner el dinero bajo la custodia de una fiduciaria, para que lo administre mediante un adecuado esquema de inversión. La misma tarea puede hacerla un comisionista de bolsa, bajo la figura de Administración de Portafolio de Terceros. En cualquier caso, el dueño de la plata debe expresar el nivel de riesgo que está dispuesto a correr con su capital.

Y si todo lo anterior le llega a parecer complejo, el experto de Casa de Bolsa le muestra una vía más simple: si se gana el gordo de la Lotería de Medellín o un Baloto y le quedan libres $8.000 millones, ponga la plata en un CDT, a tasa fija del 5,16% anual. Al final del año eso le dará $412 millones de renta, o $34,3 millones mensuales, o $1.146.000 diarios. ¿Le suena? .

EN DEFINITIVA

El miedo a enredarse la vida con el premio mayor de una lotería surge de falsas creencias sobre el poder del dinero. Si lo favorece la fortuna, busque asesores para realizar buenas inversiones.

¿Usted cree que se le enredaría la vida si se gana la lotería?

Compartir: