Persecución policial puso al descubierto macabro crimen

FOTO CORTESÍA

VANESA RESTREPO |

Una cadena de delitos que incluyeron el asesinato de un taxista y el robo de su vehículo terminaron por ser descubiertos luego de que un vehículo huyera de la Policía en el Norte de Antioquia. Todo comenzó el pasado sábado cuando un grupo de taxistas de Medellín alertó a las autoridades sobre la desaparición de uno de sus compañeros en horas de la madrugada.

TOMADO DE: elcolombiano.com

El hombre, informaron, tomó un servicio y desde entonces se perdió su rastro hasta que agentes de la policía de Carreteras reportaron que el vehículo se pasó sin pagar el peaje del municipio de Donmatías en la tarde de este domingo.

El coronel Pablo Ruiz, subcomandante de la Policía Metropolitana, explicó que los agentes de la policía de Tránsito siguieron el vehículo hasta Donmatías y lo alcanzaron cuando se estrelló contra un camión recolector de leche en el kilómetro 77 + 500 de la vía que lleva al corregimiento de Llanos de Cuivá, en Santa Rosa de Osos.

“La Policía Metropolitana, en coordinación con la Dirección de Tránsito y Transporte de Antioquia, inmovilizó un vehículo tipo taxi con tres ocupantes. Ellos trataron de huir, pero se accidentaron, lo que permitió la captura por parte de las autoridades”, dijo el coronel Ruiz.

Dos hombres de 19 y 23 años fueron detenidos, y un joven de 16 años que los acompañaba fue aprehendido. Todos ellos intentaron esconderse en una montaña después del accidente, pero fueron alcanzados por los agentes.

Pero lo más espeluznante vendría luego. “Cuando se produjo la detención de estas personas, uno de ellos dio a entender que habían cometido el homicidio de un taxista para hurtarle el vehículo en el que se movilizaban y dieron indicaciones de donde se encontraba el cuerpo”, informó el coronel Ruiz.

Tras varias horas de búsqueda, la Policía llegó hasta el corregimiento El Hatillo de Barbosa y encontró el cuerpo sin vida de Juan Guillermo Moncada Bermúdez, de 45 años, y quien entre el gremio de taxistas era apodado “el Montañero”. El hombre, padre de dos hijos de 18 y 8 años, residía en el occidente de Medellín.

En el cadáver no se encontraron señales de heridas ocasionadas con arma blanca o de fuego, por lo que las autoridades creen que pudo haber sido asfixiado por los delincuentes.

Los detenidos serán dejados a disposición de la Fiscalía.

Compartir: